La canción de la vida

La canción de la vida

 

  Cuenta una historia africana que cuando una mujer desea tener un hijo, ha de sentarse sola bajo un árbol y concentrarse hasta escuchar la canción del niño que quiere nacer.  

Después enseña esta melodía al hombre que será el padre. Cuando hacen el amor con la intención de concebir, cantan su canción para invitarle a venir.  

Cuando la madre está embarazada, comparte la melodía del niño con la gente del lugar, para que al nacer puedan cantarla a modo de bienvenida.

El pequeño va creciendo y la tribu canta su canción para acompañarle en los momentos de especial dolor o felicidad.  

Si al convertirse en adulto comete un crimen o un acto en contra de la comunidad, es convocado al centro de la villa y allí escucha su canción. En África saben que la verdadera transformación no se logra a través del castigo, sino del amor y la recuperación de la identidad más esencial.  

Cuando contraen matrimonio, se cantan ambas canciones. Y finalmente, cuando llega el momento de la muerte, todos entonan su canción para acompañarle en el último viaje, del mismo modo que sus padres lo hicieron en el primero.  

Me pregunto si quienes trabajamos con Musicoterapia seremos buscadores, rastreadores de esta melodía profunda que cada ser humano trae… Me pregunto si las canciones susurradas por las madres y mujeres embarazadas serán una forma de intuir esa canción de la vida, de la esencia de su bebé…    

Berta Pérez Gutiérrez

www.musicoterapiaymaternidad.es