música y salud

Septiembre: la vuelta al cole

Septiembre huele a humedad: la vuelta al cole

Septiembre huele a humedad, porque muchos niños pequeños  lloran al comenzar el curso. Se pegan a las faldas de su madre (que oculta sus propias lágrimas), se agarran a las piernas de su padre (que disimula el nudo en la garganta), gritan de rabia o se deshacen en sollozos.  ¿Es inevitable?

                Escolarización prematura

                En España escolarizamos a edades demasiado tempranas. La ignorancia de la cultura dominante es atrevida y nos asegura que los niños pequeños “tienen que aprender a socializarse” y que eso se hace en colectividad. Así que metemos en guarderías (curioso nombre) a bebés de pocos meses que no se relacionan entre ellos. La Psicología Evolutiva nos explica que sólo tendrán estrategias para interactuar de forma autónoma con sus iguales a partir de los tres años. Y también que, hasta entonces, las habilidades sociales se construyen a través de la relación con la madre o figura que ejerza ese rol. Es decir, el bebé necesita atención individual y afectiva.

       Llegados los tres años, pueden jugar con compañeros pero aún necesitan la presencia cercana y tranquilizadora de sus padres. En ningún caso están maduros para empezar a asimilar contenidos intelectuales o para pasar muchas horas al día sentados. Necesitan moverse, jugar y  explorar  el mundo que les rodea con la seguridad de que sus padres van a seguir estando ahí si vuelven la vista atrás.

                En torno a los seis o siete años, que es cuando en realidad empieza la enseñanza obligatoria, los niños están verdaderamente preparados para acudir a diario a una institución en la que su sed de conocimiento para comprender el entorno puede ser saciada, donde las experiencias vividas hasta ahora a través de su cuerpo y su corazón pueden integrarse con un pensamiento coherente. No hay angustia por separarse de sus padres y toda su energía se pone a disposición del aprendizaje.

Entonces, ¿qué estamos haciendo?

               Quizá sería más honesto reconocer que los adultos necesitamos escolarizar a los niños cuanto antes. Que no hay conciliación entre la vida laboral y familiar,  que no podemos ni queremos renunciar a nuestro desarrollo profesional, que la maternidad y la paternidad están desprestigiadas y no tienen  el hueco que requieren y merecen.

                Entonces podríamos comprender que para los pequeños es pronto y que se les hace difícil. Entenderíamos su llanto, que luego ni nos miren cuando les recogemos o que no se separen  ni un segundo de nosotros durante horas. Tal vez les dedicaríamos con más calidad el tiempo que compartimos al reencontrarnos al final del día y no llenaríamos sus tardes de actividades extraescolares. Asumiríamos la responsabilidad de atender nuestra necesidad en lugar de la suya y quizá les miraríamos con más benevolencia. Incluso podríamos revisar esa creencia de “lo tienen todo”, porque su habitación está llena de juguetes pero apenas pasamos tiempo con ellos de lunes a viernes.

         Nuestras propias lágrimas y nuestro nudo en la garganta cobrarían sentido porque son el reflejo de los sentimientos de nuestros hijos. Dejaríamos de ser unos “blandengues” que tienen que disimular y mantener el tipo. Podríamos vivir más reconciliados con estas emociones tan espontáneas y naturales. En definitiva, estaríamos más cerca de nuestros pequeños, en cuerpo y alma.

¿Es sólo responsabilidad de las familias?

            En realidad es un asunto social. Los políticos miran para otro lado y abren guarderías  (de nuevo reflexionemos sobre el nombre) en lugar de ampliar la baja por maternidad,  las empresas no facilitan horarios compatibles con la vida familiar y la sociedad en su conjunto apoya el desapego desde edades muy tempranas.

                El siglo XXI no está hecho para los niños pequeños. Y ellos que ahora crecen prematuramente institucionalizados, que pasan tantas horas separados de sus padres, que hacen largas jornadas y sólo tienen un mes de vacaciones al año… ellos serán los adultos que llevarán las riendas del mundo en el futuro. Mientras no comprendamos esto, septiembre seguirá oliendo a humedad.

                Berta Pérez Gutiérrez.

www.musicoterapiaymaternidad.es

www.musicaydalud.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba